MANTENIMIENTO DE INSTALACIONES DE GAS

El procedimiento de inspección de las instalaciones de gas está regulado por Real Decreto 919/2006, de 28 de julio, que regula el Reglamento Técnico de distribución y utilización de combustibles gaseosos y sus instrucciones técnicas complementarias (ICG 01 - 11), concretamente en la ITC - ICG 07 sobre Instalaciones receptoras de combustibles gaseosos, epígrafe 4 sobre mantenimiento de las instalaciones receptoras, inspecciones y revisiones.

 

Casi la totalidad de las intoxicaciones y fugas de gas se podrían evitar con un buen mantenimiento de las instalaciones. En este sentido, recuerda que el titular de la instalación o, en su defecto, el usuario son los responsables de su buen funcionamiento.

Instalación de gas canalizado
Instalación de gas canalizado

Las instalaciones del gas deben inspeccionarse cada 5 años. El distribuidor comunica a los usuarios, con una antelación mínima de cinco días, la fecha de la visita de inspección, solicitando que se le facilite el acceso a la instalación el día indicado. Esta revisión la realiza la compañía distribuidora del gas o una empresa contratada y la paga el cliente en la siguiente factura del gas, a un precio estipulado por la comunidad autónoma (ronda los 50 euros, pero puede oscilar entre 34 y 70 euros según la comunidad correspondiente). No se le abona nunca cantidad alguna a la persona que acude a hacer la inspección. El técnico que se persone en su domicilio debe llevar la acreditación correspondiente de la empresa distribuidora de gas. Verificará el funcionamiento de los aparatos y la estanquidad de la instalación. También inspecciona las instalaciones comunes de la finca. Debe recibir por parte de la persona acreditada un certificado, resultado de la inspección.

Partes de una bombona y de su instalación
Partes de una bombona y de su instalación

Si se trata de una instalación que requiera de bombonas de butano o propano, la periodicidad de las revisiones es la misma, cinco años, pero corresponde al usuario la contratación de los servicios de una empresa instaladora de gas autorizada. Esta revisión sí se debe pagar en efectivo. Debes pedir un presupuesto detallado y completo antes de la realización del servicio. Las empresas deben tener a disposición de los clientes la tarifa de precios de los materiales, de la mano de obra, los transportes y / o desplazamientos y de cualquier otro servicio ofrecido. El tubo flexible se debe cambiar cuando caduca y el regulador cuando se ha estropeado; estos dos elementos están excluidos de la revisión.

Estufa de gas con bombona
Estufa de gas con bombona

Cuando el instalador autorizado haya realizado la revisión, pegará un adhesivo que acredite la fecha y sirva de recordatorio para la próxima, y también entregará un Certificado de Revisión al propietario.

 

Una estufa de butano o una cocina móvil con una sola bombona conectada por un tubo flexible no necesitan pasar la revisión periódica pero es aconsejable. Ahora bien, la persona titular o usuaria debe tener en buen estado el aparato y la pequeña instalación asociada (regulador acoplado en el envase y tubo flexible). Es muy importante que compruebe la caducidad del tubo flexible que conecta el aparato y que lo reemplace antes de que caduque. Los reguladores acoplados en el envase no tienen caducidad.

Revisando un calentador de agua
Revisando un calentador de agua

La revisión de la caldera debe realizarse por cuestiones de eficiencia energética y de seguridad para que la combustión sea completa y no se generen gases tóxicos. Afecta a calderas de gas, pero también a calentadores de agua domésticos. Es obligatoria cada dos años a no ser que tengan una potencia mayor a 70kW en cuyo caso es cada año. Pero si se trata de calentadores de gas domésticos, la revisión será cada 5 años a no ser que sean de más de 24,4 kW que se deben efectuar cada dos años. No debemos dejarnos engañar o confundir por los comerciales, que en muchas ocasiones aseguran que las revisiones obligatorias son anuales. Este mantenimiento puede ser efectuado por el Servicio de Asistencia Técnica del Fabricante, por un instalador autorizado o por la compañía del gas.

 

Solicita una revisión cuando veas que las llamas en la caldera o el fogón sean amarillentas, esto significa que la combustión es incompleta y se están generando gases tóxicos, las llamas deben ser azuladas.

Comparte la información en tus redes sociales

Escribir comentario

Comentarios: 0