DESFIBRILADOR

Cuando te encuentres una persona en parada cardiorrespiratoria y le estés realizando la RCP, debes saber que el corazón puede estar parado totalmente (asistolia) o con fibrilación ventricular (latiendo a más de 250 veces por minuto de forma caótica por lo que no bombea sangre). En el 90% de los casos, en los primeros minutos el corazón fibrila y después pasa a asistolia.

 

La única forma de restablecer el buen funcionamiento de un corazón con fibrilación ventricular es dando una descarga eléctrica con un desfibrilador en los primeros minutos tras la parada. Lo ideal es antes de los cinco minutos, eso solo se puede conseguir siempre y cuando haya uno cercano y sepas usarlo. De ahí la importancia de los desfibriladores de uso público y de la formación al personal no sanitario.

 

Símbolo universal
Símbolo universal

Los disponibles en espacios públicos para que cualquier ciudadano los pueda usar, son desfibriladores externos semiautomáticos (DESA). Se suelen situar en vitrinas, señalizados con un símbolo universal como el que ves a la derecha.

 

Son sencillos de usar (solo llevan dos botones y dan instrucciones orales y visuales), muy efectivos (revierten la situación si se usan en los primeros minutos), seguros (no puedes dar una descarga si el DESA no lo indica) y pequeños y portátiles (funcionan a batería y pesan poco).

Cadena de la supervivencia
Cadena de la supervivencia

Por todo esto, las recomendaciones en las últimas guías internacionales sobre soporte vital básico aconsejan su uso por personal no sanitario. La desfibrilación aparece como el tercer eslabón de la cadena de supervivencia y cuanto antes se coloque habrá más probabilidades de reanimar a la persona. Por cada minuto que pase sin colocarlo, disminuye la probabilidad de sobrevivir en un 10%.  Por esto se hace hincapié en que debe ser una desfibrilación precoz realizada por los testigos del suceso.

 

DESA en vitrina en aeropuerto
DESA en vitrina en aeropuerto

Algunas comunidades autónomas regulan su uso y obligan a instalarlo en ciertos lugares. En Andalucía tenemos el DECRETO 22/2012, de 14 de febrero, por el que se regula el uso de desfibriladores externos automatizados fuera del ámbito sanitario y se crea su Registro. Grandes superficies comerciales; instalaciones de transporte (aeropuertos, estaciones de tren...) con gran capacidad; centros deportivos con gran aforo, entre otros, deben disponer de ellos.

 

Personalmente me parece que la norma es poco exigente ya que solamente obliga a los grandes establecimientos, y estos se van a encontrar en ciudades o grandes municipios, quedando así muchísimos pueblos sin ningún DESA. Yo aconsejo la colocación en todas las poblaciones dependiendo de sus habitantes, por ejemplo, uno cada 5000 personas.

  

¿Cómo usarlo?

Componentes de un DESA. Imagen de AprendEmergencias
Componentes de un DESA. Imagen de AprendEmergencias

1. Colócalo junto a la persona y enciéndelo. Sigue las instrucciones verbales.


2. Pega los parches (conocidos también como PADs o electrodos) en el pecho desnudo de la persona y enchúfalos al DESA (muchos ya vienen conectados). Uno se coloca bajo la clavícula derecha y el otro debajo de la axila izquierda, para crear una línea que atraviese el corazón. Deben hacer buen contacto con la piel, por lo que el pecho debe estar seco y sin mucho vello. Por esto los desfibriladores deben ir acompañados de un kit con tijeras corta-ropa, gasas para secar la zona y rasuradora para cortar el pelo necesario. Si hay gente que te ayude, sigue dando el masaje cardíaco mientras se realiza todo. Los electrodos son de un solo uso y deben estar precintados hasta el momento de su uso.


3. No toques a la víctima cuando te diga que está midiendo el ritmo cardíaco y no tengas ningún dispositivo electrónico cerca ni ningún vehículo arrancado. La zona debe estar lo más tranquila posible para evitar interferencias en el desfibrilador.


4. El DESA medirá el pulso y te dirá si está indicada una descarga eléctrica o no.


5. Si dice que sí, asegúrate que nadie toca a la víctima y dale al botón de descarga que se estará iluminando. Es importante que la persona se encuentre en una zona seca y no metálica. De lo contrario la descarga puede no ser efectiva.


6. Si no hace falta descarga o si se ha administrado una y no hay reacción, te indicará que sigas con la RCP. No pierdas tiempo, es importantísimo que no haya paradas largas. El DESA te ayudará indicándote el ritmo de las compresiones incluso si las debes realizar con más fuerza.


7. Continúa hasta que te vuelva a decir que va a medir el pulso (por normativa cada 2 minutos).


8. Sigue así hasta que llegue la ayuda especializada, la persona reaccione o estés exhausto. 

 

Parches para niños
Parches para niños

Las recomendaciones de 2010, indican que los DESA se pueden usar en niños de 1 a 8 años (anteriormente no se aconsejaba) y si es con parches especiales para niños mejor, ya que disminuyen la energía de la descarga eléctrica. Hay desfibriladores que tienen un botón para seleccionar si tenemos un adulto o un niño y dan la descarga usando los mismos parches. 

 

En niños menores de un año es muy raro que haya fibrilación ventricular por lo que hay pocas evidencias de la utilidad de un DESA en estos casos.

Comparte la información en tus redes sociales

Escribir comentario

Comentarios: 0