MASAJE CARDÍACO EN RCP

Ante una parada cardiorespiratoria hay dos maniobras básicas a realizar: el masaje cardíaco con compresiones para bombear la sangre y la respiración artificial con las insuflaciones boca a boca para oxigenarla. Actualmente se recomiendan 30 compresiones y 2 ventilaciones. Veamos cómo se hacen las compresiones torácicas.

 

Si puedes, despéjale la zona del pecho, que se vea la piel. Que no te dé apuro, es necesario sobre todo para colocar el desfibrilador. Busca el punto de compresión en la parte inferior del esternón (hueso central que une las costillas en el pecho), a un par de dedos de su final.

Punto de compresión
Punto de compresión
Colocación de las manos
Colocación de las manos

Coloca el talón de una mano en ese punto y la otra encima entrelazando los dedos. Solamente debe tocar el talón de una mano ya que cuanta menos superficie haya apoyada mayor será la presión que puedas realizar. Una vez colocadas las manos no las levantes hasta que no finalices las 30 compresiones.

Extiende los brazos completamente y mantenlos rígidos, con hombros y codos bloqueados. La fuerza de las compresiones debe provenir del movimiento del torso desde la cadera no de los brazos. Colócalos perpendiculares al pecho de la persona para poder aprovechar todo el peso del cuerpo.

 

El pecho debe bajar unos 4 o 5 cm. Es mucha fuerza la que debes aplicar para comprimir el corazón que está bajo ese punto y que este bombee la sangre que contiene. Puede que alguna costilla se rompa, pero está justificado ya que estás intentando salvarle la vida.

 

Debes permitir que el pecho vuelva a subir para que el corazón se descomprima y vuelva a llenarse de sangre.

 

Técnica del masaje cardiaco
Técnica del masaje cardiaco

El ritmo ideal (según las recomendaciones) que debes seguir es de 100 compresiones por minuto. Quizás sea lo más complicado de realizar. Normalmente se hace más rápido de la cuenta y al corazón no le da tiempo a llenarse y las compresiones no son efectivas. Te aconsejo que cuando cuentes mentalmente digas "Y uno y dos y tres...", así se consigue un ritmo más exacto. Otra forma de practicar el ritmo es con una canción, en USA y UK recomiendan la de "Staying alive" y en España "la Macarena" (aunque hay otras).

Comparte la información en tus redes sociales

Escribir comentario

Comentarios: 0