CLASES DE FUEGO

A nivel europeo los fuegos se regulan con la norma UNE-EN 2-1994/A1 (con última revisión de 2005) la cual establece las siguientes clases de fuego según la naturaleza del combustible:

  • Clase A: SÓLIDOS. Incendios que implican sólidos inflamables que normalmente forman brasas, generalmente de naturaleza orgánica como la madera, tejidos, goma, papel y algunos tipos de plástico.
  • Clase B: LÍQUIDOS. Incendios que implican líquidos inflamables como el petróleo, la gasolina, aceites, pintura, alcohol o sólidos licuables  como la parafina, el asfalto, algunas ceras y plásticos.
  • Clase C: GASES. Incendios que implican gases inflamables, como el metano o gas natural, el hidrógeno, el propano o el butano.
  • Clase D: METALES. Incendios que implican metales combustibles como el sodio, el magnesio, el potasio o muchos otros cuando estén reducidos a virutas muy finas (como el aluminio).
  • Clase F: ACEITES Y GRASAS DE COCINA. Incendios derivados de la utilización de estas materias en aparatos de cocina.

 

Etiqueta de características de un extintor de agua
Etiqueta de características de un extintor de agua

No existe ninguna clase para los incendios eléctricos o clase E (en otros países sí denominándose CLASE C). Entrarían dentro de la clase A o B según el tipo de plástico que esté ardiendo. La electricidad en sí actúa como una fuente de ignición, pudiendo haber sido la causa del fuego y/o favoreciendo su desarrollo. 

 

Los fuegos con presencia de electricidad sí que se tienen en cuenta en la normativa y los extintores pasan unas pruebas especiales para saber si se pueden usar o no, para qué tensiones y con qué precauciones. Puedes ver en la imagen la etiqueta de un extintor de espuma que aún siendo su componente principal el agua se puede usar en presencia de electricidad siempre y cuando se proyecte a más de un metro de distancia. Aunque el extintor haya pasado esta prueba siempre se recomienda desconectar la electricidad, si es posible,  antes de proyectar el agente extintor.

 

Vamos a ver un ejemplo de cada clase y algunas características:

CLASE A: MADERA

Todos hemos usado o visto el uso de la madera en una chimenea o en una barbacoa, pero ¿sabes de qué depende la combustibilidad de la madera?

Troncos de madera ardiendo en una chimenea
Troncos de madera ardiendo en una chimenea

> Humedad: si la madera está muy fresca le va a costar más arder porque primero tiene que eliminar el agua que contiene. Mejor la madera seca.


> Composición: hay maderas que arden antes que otras según su origen. El pino por ejemplo arde mucho mejor.


> Tamaño: a menor tamaño más superficie de reacción y más facilidad para arder. La pirólisis se produce antes y la reacción en cadena también. Por este motivo las ramas arden rápido y un sólido en forma pulverulenta puede generar una explosión. Una nube de polvo de harina es explosiva si encuentra la energía necesaria y ha habido muchos accidentes en establecimientos que la usan como en panaderías y cervecerías.


> Del comburente: a mayor cantidad de oxígeno mejor, por eso avivamos el fuego haciéndole aire.

CLASE B: METANOL Y ETANOL

Aguardiente en una queimada
Aguardiente en una queimada

Ambos son líquidos orgánicos pertenecientes a la familia de los alcoholes. El que llevan las bebidas y el desinfectante se llama ETANOL, y el que se usa para quemar, como disolvente y como anticongelante es METANOL. 

  

Las características de las que depende un líquido combustible son:

Chorizos al infierno con alcohol de quemar
Chorizos al infierno con alcohol de quemar

> Punto de inflamación: la temperatura a la cual se desprende suficiente cantidad de vapores para crear una mezcla inflamable con el aire. Para el metanol y el etanol esta temperatura es de 12 y 13ºC respectivamente. El reglamento europeo de transporte de mercancías peligrosas (ADR) considera un líquido muy inflamable si su temperatura de inflamación es menor de 23ºC, inflamable si es menor de 60ºC y combustible si es superior.


> Presión de vapor: este parámetro da una información sobre la volatilidad del líquido o sea, la facilidad de producir vapores. A mayor presión más peligroso es el líquido. El metanol es el doble de volátil que el etanol.


> Rango de inflamabilidad: es el rango de mezclas con el aire que son inflamables. Depende de la cantidad de oxígeno que ese líquido necesite para reaccionar. El metanol tiene un rango dos veces mayor que el etanol, por eso se usa para cocinar. 

 

CLASE C: BUTANO Y PROPANO

Gas combustible en fogón de cocina
Gas combustible en fogón de cocina

Estos son los gases combustibles más usados en las viviendas. Para la calefacción, el agua caliente, para cocinar... y también presentes en los botes de spray como propelente, en los frigoríficos como refrigerante, en los mecheros, como carburante en vehículos...

 

Son gases pero siempre nos los encontraremos líquidos porque son muy fáciles de licuar sometiéndolos a presión. De esta forma se puede almacenar mayor cantidad de gas en menor espacio. Por ejemplo, una bombona de butano de 12,5 kg (unos 26 litros) se trasforma en más de 6000 litros de gas.

 

Ambos gases son más pesados que el aire, por eso se ponen rejillas de ventilación en zonas bajas y está prohibido instalar un depósito en pisos inferiores a la calle.

 

Ambos son inodoros (no tienen olor propio) por lo que se le añade una sustancia con un olor fuerte para que podamos detectar una fuga.

 

El butano es bueno para el calentador y el fogón en zonas cálidas ya que a menos de 0ºC no se vaporiza bien y pierde eficacia. Para zonas frías y para uso como combustible de calefacción es mejor el propano.

 

CLASE D: MAGNESIO

Este metal lo puedes encontrar en tu vehículo, se usa para fabricar algunas partes como el volante y la barra de dirección. Cuando un coche se incendia, el magnesio arde a una temperatura de hasta 3000ºC y cuando le cae agua reacciona violentamente transformándose en hidrógeno. Por eso, este tipo de fuego se debe apagar con un extintor especial o sofocarlo con arena. Puedes ver cómo reacciona en esta serie de imágenes.

Reacción del magnesio que lleva el vehículo ante el agua que proyecta el bombero. Composición realizada por AprendEmergencias
Reacción del magnesio que lleva el vehículo ante el agua que proyecta el bombero. Composición realizada por AprendEmergencias

CLASE F: ACEITE DE OLIVA

Aceite ardiendo en una sartén
Aceite ardiendo en una sartén

Se usa en todos los hogares para freír alimentos. Cuando lo ponemos a calentar y se nos olvida o nos despistamos, empieza a humear a los 200ºC y a unos 300ºC arde espontáneamente. Por eso las freidoras eléctricas llevan un limitador de temperatura a 190ºC normalmente.

Cuando está ardiendo, adquiere una temperatura muy elevada que hace que los extintores para líquidos no sean eficaces y deba usarse un extintor específico. Aunque lo más fácil es eliminar el oxígeno tapando la sartén con su tapadera, con un trapo húmedo o con una manta ignífuga.

Nunca se debe usar agua porque esta se evapora súbitamente y arrastra pequeñas gotas de aceite que arden produciendo una gran llamarada. Pincha en la imagen para ver un vídeo explicativo.

Comparte la información en tus redes sociales

Escribir comentario

Comentarios: 3
  • #1

    Sebastian (viernes, 25 mayo 2018 21:17)

    ¡Que gran entrada! muchas gracias por compartir.

  • #2

    Juan (miércoles, 20 junio 2018 00:05)

    Buenas noches queria saber dentro de que grupo o en que norma se encuentra la clasificacion de los incendios de origen electrico en EUROPA?
    Muchas gracias.

  • #3

    AprendEmergencias (jueves, 21 junio 2018 17:26)

    Como explico en el artículo, a nivel europeo un incendio con presencia de electricidad no forma una clase específica de fuego. Se englobaría en la clase A o B según la naturaleza del material que arda. Esto queda regulado por la UNE-EN 2-1994/A1. Saludos

Inscríbete al boletín y todas las novedades te llegarán por mail.

EMPRESAS COLABORADORAS