SUSTANCIAS INFLAMABLES

Puedes ver a continuación la clasificación de sustancias inflamables que se hace a nivel internacional con el Sistema Globalmente Armonizado. Si no conoces cómo funciona esta normativa lee primero el artículo sobre productos químicos.

SÓLIDOS INFLAMABLES

Se entiende por sólido inflamable una sustancia sólida que se inflama con facilidad o que puede provocar o activar incendios por frotamiento. Y son sólidos fácilmente inflamables sustancias pulverulentas, granulares o pastosas, que son peligrosas en situaciones en las que es fácil que se inflamen por breve contacto con una fuente de ignición, como una cerilla encendida, y si la llama se propaga rápidamente.

 

Se clasifican en dos categorías según una serie de ensayos estandarizados en lo que se mide la propagación de la llama y el tiempo y la velocidad de combustión.

La mayoría de sólidos que entran en esta clasificación son de uso laboral. Algunos que puedes tener en casa son: carbón (para las barbacoas), alcanfor (para los armarios y otros muchos usos) y el celuloide (con lo que se hacían antiguamente las películas de cine y de lo que están compuestas las pelotas de ping pong).

Pelota de ping pong ardiendo. BuzzFeed
Pelota de ping pong ardiendo. BuzzFeed

LÍQUIDOS INFLAMABLES

Un líquido inflamable es aquel que tiene una temperatura de inflamación no superior de 93ºC.

 

Se clasifican en cuatro categorías según su temperatura de inflamación y de su punto de ebullición:

Algunos ejemplos de estas categorías serían:

- Categoría 1: acetaldehido, dietileter...

- Categoría 2: gasolina, metanol, acetona, etanol...

- Categoría 3: diésel (aunque algunos tipos tienen temperatura de inflamación de hasta 75ºC), queroseno, barniz, esmaltes, pinturas...

- Categoría 4: fuel oil (combustible industrial), gasoleo para barcos...

GASES INFLAMABLES

Se clasifican según el Límite Inferior de Inflamabilidad y el tamaño del Rango de Inflamabilidad entre otros parámetros (si no conoces estos conceptos visita el artículo de Teoría del fuego), de la siguiente forma: 

AEROSOLES INFLAMABLES

Etiqueta de un ambientador en spray considerado aerosol inflamable
Etiqueta de un ambientador en spray considerado aerosol inflamable

Los aerosoles, es decir, los generadores de aerosoles, son recipientes no recargables fabricados en metal, vidrio o plástico y que contienen un gas comprimido, licuado o disuelto a presión, con o sin líquido, pasta o polvo, y dotados de un dispositivo de descarga que permite expulsar el contenido en forma de partículas sólidas o líquidas en suspensión en un gas, en forma de espuma, pasta o polvo, o en estado líquido o gaseoso. Todas aquellas sustancias que vulgarmente decimos que "van en spray".

 

Se consideran inflamables si en su composición llevan más de 1% de gases, líquidos o sólidos inflamables (los vistos anteriormente). Lo más habitual es que lleven una mezcla de gases licuados del petróleo (GLP): butano, isobutano y propano. Se usan mucho porque se licuan fácilmente a baja presión (4 o 5 bar) y no interfieren en el producto ya que son inodoros e incoloros. Su función es arrastrar el producto hacia el exterior, eso se llama propelente. Lo puedes comprobar mirando la composición de los botes de spray que tengas en casa: desodorantes, ambientadores, espuma para el pelo, laca, insecticida, protección solar, pintura, lubricante...

Como puedes ver el principal riesgo de los aerosoles es que pueden reventar si se calientan, independientemente de si contienen una sustancia inflamable o no, por el hecho de ser un recipiente que funciona a presión. Al calentarse aumenta su presión interna hasta que no soporta más y revienta. Si además contienen una sustancia inflamable la explosión será con bola de fuego y podrá generar un incendio. Lo puedes ver en el siguiente vídeo donde explosionan dos aerosoles, uno lleno y otro vacío.

Los consejos de prudencia habituales en los botes de aerosoles inflamables son:

- Puede reventar si se calienta.

- Mantener alejado del calor, de superficies calientes, de chispas, de llamas abiertas y de cualquier otra fuente de ignición.

- No fumar.

- No pulverizar sobre una llama abierta u otra fuente de ignición.

- No perforar ni quemar, incluso después de su uso.

- Proteger de la luz del sol.

- No exponer a temperaturas superiores a 50ºC.

- Mantener fuera del alcance de los niños.

 

Hay muchos casos reales de explosiones en vivienda que han causado destrozos importantes y heridos:

+ Explosión en Mallorca al dejar bote de desodorante junto a una vela

Explota un bote de insecticida en un baño donde había un calefactor encendido.

+ En Oviedo explotan dos desodorantes que estaban en la basura y sobre los que se echaron cenizas.

+ Explota un spray en una tienda al caer al suelo junto a un calefactor de gas.

+ Una mujer herida tras explotar un spray que estaba usando para limpiar y había dejado junto al fogón de la cocina.

Comparte la información en tus redes sociales

Comentarios: 0

Inscríbete al boletín y todas las novedades te llegarán por mail.