HEMORRAGIAS

Saber actuar ante una herida que sangra mucho es de vital importancia, de no ser así la persona afectada perderá mucha sangre y en cuestión de minutos perderá el conocimiento y entrará en parada cardiorrespiratoria. Según las estadísticas, el 48% de las paradas cardiacas traumáticas ocurren por una hemorragia no controlada.

 

Las técnicas para el control de hemorragias son muy sencillas y salvan vidas, apréndelas aquí.

DEFINICIÓN Y TIPOS

Denominamos hemorragia a cualquier herida con gran salida de sangre de sus cauces habituales (los vasos sanguíneos). Existen varias formas de clasificar las heridas. Aquí se exponen las que mejor nos pueden ayudar a la hora de evaluar una hemorragia. 

 

Atendiendo al tipo de vaso que se ha roto:

 

  • ARTERIAL. La sangre sale de una arteria, a impulsos y con un color rojo intenso. Muy peligrosas por la gran pérdida de sangre que presentan.
  • VENOSA. La sangre sale de una vena y lo hace de forma continua y con un color rojo oscuro.
  • CAPILAR. Las heridas más comunes y menos peligrosas. Son superficiales y con poca salida de sangre.
Hemorragia arterial
Hemorragia arterial
Tipos de hemorragias según su procedencia
Tipos de hemorragias según su procedencia
Hemorragia venosa
Hemorragia venosa

 

Según el destino final de la sangre:

  • EXTERNASSon aquellas en las que la sangre sale al exterior a través de una herida. Las hemorragias más importantes se producirán en las extremidades porque por ellas las arterias pasan de forma más superficial. Son las que vamos a ver en este artículo.
  • INTERNASSon aquellas que se producen en el interior del organismo, sin salir al exterior, por lo tanto la sangre no se ve, pero sí que se puede sospechar por el tipo de accidente sufrido y por los signos y síntomas de shock.
  • EXTERIORIZADASSon aquellas hemorragias que siendo internas salen al exterior a través de un orificio natural del cuerpo: oído, nariz, boca, ano o genitales. Su principal peligro no es la pérdida de sangre si no la lesión interna (cráneo, vísceras, órganos...)

Según el agente causante o mecanismo de producción:

  • Traumatismo: caída de altura, accidente de tráfico, golpe...
  • Abrasión, erosión o fricción
  • Arma de fuego
  • Agente cortante: radial, motosierra, cuchillas, cristal...
  • Agente punzante clavado: cuchillo, navaja, punzón, destornillador, asta de toro...
  • Explosión
  • Aplastamiento
  • Mordedura

CONSECUENCIAS DE UNA GRAN PÉRDIDA DE SANGRE

La pérdida de sangre provocada por una hemorragia puede derivar en un shock hipovolémico y si no se corrige empeorará a una parada cardiorrespiratoria y a la muerte. Los signos y síntomas del shock son:

  1. Alteración de la consciencia: mareo, confusión.
  2. Estado ansioso o nervioso.
  3. Pulso rápido y débil.
  4. Respiración rápida y superficial.
  5. Palidez de mucosas.
  6. Sudoración fría y pegajosa, generalmente en manos, pies, cara y pecho.

En el cuerpo de un adulto hay unos cinco litros de sangre. La pérdida de un litro y medio provoca una situación de shock grave (cuando donas sangre te extraen casi medio litro). En la situación más extrema esto puede ocurrir con tan solo tres minutos de hemorragia.

ACTUACIÓN ANTE HEMORRAGIAS EXTERNAS

Si te encuentras a una persona con una hemorragia externa grave, debes realizar las siguientes acciones según las recomendaciones del Consejo Europeo de Reanimación (ERC) y otras muchas instituciones (AHA, PHTLS, ACS, NICE, CoTCCC...)

 

En la guía del ERC de 2015 dice: "Aplique presión directa para controlar una hemorragia externa. No se debe tratar de controlar la hemorragia mediante presión proximal en la arteria o elevación de la extremidad ya que no hay estudios que lo avalen. Sí es de ayuda usar terapias de frío local en hemorragias menores. Cuando la presión directa no sea efectiva o posible se debe intentar controlar mediante agentes hemostáticos y/o mediante un torniquete. Es necesaria la formación para garantizar la aplicación segura y eficaz de estos dispositivos." 

 

PASOS A SEGUIR

 

Conducta PAS
Conducta PAS

- CONDUCTA PAS: 

 

Protege la zona del accidente para que no haya riesgo para ti ni para el herido. Apaga la maquinaria que lo ha ocasionado; señaliza si estás en carretera; acudid a un lugar seguro en caso de tiroteo o ataque terrorista...

Alerta al 112 indicando lo que ha ocurrido y explicando el estado de los heridos.

Socorre. Aplica primeros auxilios siempre y cuando no corra peligro tu vida y siempre sin empeorar la situación del herido con una mala actuación por tu parte. Recuerda más sobre la conducta PAS aquí.

 

- EVALUACIÓN

 

Observa los signos y síntomas de la persona para evaluar su estado y analiza la herida para decidir el método de actuación: localización, extensión, profundidad, lesión de órganos, suciedad, mecanismo causante... Hay ciertas heridas que, aunque muy aparatosas, no causan gran pérdida de sangre para que corra peligro la vida como una epistaxis (hemorragia nasal), una brecha en el cráneo, heridas en la boca, un gran desgarro... Y otras que sí son graves aunque a veces no haya sangrado como una herida de bala, un cuchillo clavado (el cual nunca se debe retirar), una fractura abierta...

 

En general, debemos sospechar que la vida corre peligro por pérdida de sangre cuando nos encontremos una o varias de las siguientes situaciones:

 

- Hay una herida en una extremidad y la sangre sale de forma pulsátil lo que significaría que hay una arteria afectada.

- Hay un gran charco de sangre bajo la persona.

- Tiene las ropas muy mojadas de sangre.

- La persona tiene los signos y síntomas típicos de hipovolemia.

- Tiene algún miembro amputado de forma parcial o total.

 

Durante todo el proceso, ante cualquier persona accidentada, se recomienda el uso de guantes de látex o nitrilo para evitar ensuciar las heridas y también para no entrar en contacto con su sangre y otros fluidos y así minimizar el riesgo de contagiarnos de algunas enfermedades.

 

Compresión directa de la hemorragia y vendaje compresivo
Compresión directa de la hemorragia y vendaje compresivo

 - COMPRESIÓN DIRECTA. Coge gasas, colócalas sobre la herida y presiona fuerte. Si no tienes gasas a mano puedes usar cualquier textil lo más limpio posible: ropa, trapo, pañuelo... Nunca retires ese apósito ya que sobre él se van formando coágulos que van taponando la herida y si lo quitamos volvemos a abrirla. Si se empapa mucho sigue poniendo más apósitos encima. Si es una herida muy grande puedes rellenarla con gasas y luego hacer la presión. Presiona al menos durante diez minutos con ambas manosSi la hemorragia se controla puedes retirar tus manos y realizar un vendaje compresivo. En casos de hipotermia el tiempo de coagulación se alarga mucho más de 10 minutos. Y en personas que estén tomando anticoagulantes puede que este método no cohíba la hemorragia y deberemos presionar hasta que vengan las asistencias o realizar un torniquete si la herida es en una extremidad. 

 

Gasa hemostática y forma de uso
Gasa hemostática y forma de uso

Para agilizar el control de la hemorragia existen en el mercado productos especiales para tal fin mucho más eficientes en forma de gasas o gránulos con una sustancia especial que genera la coagulación de forma artificial y así se bloquea rápidamente el flujo de sangre. Con ellos se debe rellenar la herida y luego se realiza la compresión normal con gasas pero te aseguran que con tan solo un minuto es suficiente para cohibir la hemorragia. Incluso en menos tiempo, según la herida 

Venda compresiva para hemorragias
Venda compresiva para hemorragias

 Hay también vendas compresivas especiales para colocarlas una vez controlada la hemorragia. Comprimen la herida manteniendo los apósitos en su sitio y haciendo que el propio herido se pueda desplazar si fuera necesario como puede ocurrir en un entorno natural alejado de las asistencias sanitarias, en un accidente con múltiples víctimas o en un entorno hostil.  

 

Para heridas fuera de las extremidades esta es la única opción de control de la hemorragia ya que no se puede hacer un torniquete que sería la opción B si la compresión directa no funciona o es inviable. Los torniquetes tampoco se podrán hacer en hemorragias localizadas en ingles o axilas.

 

Torniquete real con medios de fortuna mal realizado e inefectivo
Torniquete real con medios de fortuna mal realizado e inefectivo

- TORNIQUETE. Los torniquetes son efectivos deteniendo una hemorragia severa en las extremidades ya que cortan por completo el flujo de sangre. Sus complicaciones son escasas y la mayoría son atribuibles al estado crítico de los pacientes y no a su colocación.  Según diversos estudios solamente un 0,4% de los casos acaba en amputación y en un 1,5% se producen daños en los nervios. Puede generar daños musculares y/o nerviosos si no se ejecuta bien (principalmente por exceso de apriete o por usar una banda muy estrecha) o si se mantiene durante mucho tiempo. Se estima que la necrosis del músculo comienza a las 2 horas de la realización del torniquete y los daños irreversibles que requieren amputación comienzan a las 8 horas. Idealmente el torniquete se debe retirar antes de las dos horas, pero solamente por un sanitario.

 

Por todo esto ya sí se recomienda su uso en un ámbito civil. En la guía del ERC de 2015 dice: “La hemorragia por lesiones vasculares de extremidades puede originar una gran pérdida sanguínea que pone en peligro la vida y es una de las principales causas de muerte evitable en el campo de batalla y en el entorno civil. Los torniquetes se han utilizado durante muchos años en entornos militares para la hemorragia externa grave de extremidades. La aplicación de un torniquete ha dado lugar a una disminución en la mortalidad. Se recomienda utilizar un torniquete cuando la presión directa de la herida no puede controlar una hemorragia externa grave en una extremidad. Es necesaria la formación para garantizar la aplicación segura y eficaz de un torniquete.” 

 

A nivel extra hospitalario, el torniquete debe utilizarse si la presión directa no es suficiente para controlar una gran hemorragia en una extremidad, si la compresión no es posible (por ser una fractura abierta, una herida de gran tamaño o cualquier otro motivo) y siempre ante una amputación total o parcial. Se usará como primera opción durante un incidente con múltiples víctimas, con una persona que tenga un traumatismo multisistémico, con una persona en parada cardiorrespiratoria, en un entorno inseguro o con una herida a la que no se pueda acceder.

 

Para realizarlo con medios de fortuna necesitarás una banda de unos 5 centímetros de ancho y al menos medio metro de largo (algo más si tienes que colocarlo en el muslo). Una corbata sería un ejemplo ideal, pero te puede servir un trapo, una camisa, una correa de tela, una toalla... pero nunca un cordón o un cable. También es necesario un objeto tensor fuerte y largo (no sirve un bolígrafo ni un lápiz ya que se partirán).

 

Los pasos a seguir son los siguientes:

Realización del torniquete
Realización del torniquete
1. Quita o corta la ropa para ver bien la herida.
2. Coloca la banda unos 5 centímetros por encima de la herida, pero nunca sobre el codo o la rodilla.
3. Realiza una o dos vueltas y un nudo simple.
4. Coloca el tensor y fíjalo con un nudo doble.
5. Gira hasta que la hemorragia cese y desaparezca el pulso distal (en pie o mano). Esto puede ocasionar mucho dolor a la persona pero no debes aflojarlo. No aprietes más de lo necesario.
6. Fija el tensor para que no se afloje el torniquete.
7. Anota la hora de colocación.
8. No lo aflojes ni lo retires hasta que lleguen los sanitarios. Lo ideal es que reciba ayuda especializada antes de las dos horas tras su colocación.

 

Es importante cerciorarse de la ausencia de pulso. Para personas no entrenadas es difícil localizar los puntos de medida y percibir el pulso. En estos casos se puede usar un pulsioxímetro que se coloca en un dedo y te indica el pulso y la saturación de oxígeno en sangre. Otra forma menos eficaz es mediante la comprobación del relleno capilar: presionar la uña de tal forma que la sangre se desplaza y queda blanca. Esperar unos segundos y si la uña no vuelve a su color rosado es que no hay pulso.

Puntos de medida del pulso en caso de uso de torniquetes
Puntos de medida del pulso en caso de uso de torniquetes

Existen varios tipos de torniquetes comerciales mucho más eficientes que los caseros que te puedas fabricar y con muy buenos resultados tras muchos usos en situaciones reales en ambientes bélicos ya que forman parte de la dotación personal de cada soldado. Están preparados para que se lo pueda colocar uno mismo sin ayuda. Aquí tienes algunos ejemplos:

Torniquetes comerciales
Torniquetes comerciales

Tienen diferentes sistemas de seguro y de bloqueo de la varilla pero todos se deben colocar de igual forma:

- situar a 5 cm de la herida

- apretar la correa lo máximo posible

- girar la varilla hasta que cese el sangrado

- bloquear la varilla

- poner la hora (todos llevan una zona para hacerlo)

Pasos para colocar un torniquete comercial
Pasos para colocar un torniquete comercial

El torniquete se recomienda colocarlo encima de la ropa y lo más alto en la extremidad posible ("high & tigh" como dicen las fuerzas especiales de EEUU) cuando estemos en un ambiente peligroso y haya que hacerlo rápido o cuando la hemorragia es inaccesible por ejemplo cuando está causada por un aplastamiento. Se realizará con la precaución de que no haya nada que estorbe como bolsillos, botones... Pero solo será de forma temporal, después debemos colocar otro como se indica arriba y quitar el primero.

 

 

Una vez que la hemorragia esté controlada puedes centrarte en otros aspectos y aplicar el ABCDE: vía aérea, ventilación, circulación, nivel de consciencia y exposición. Si ves signos de shock debes proporcionar abrigo (aunque haga mucho calor) ya que en esas circunstancias el cuerpo pierde mucho calor. Si usas una manta térmica recuerda que el lado plateado debe estar para adentro (al contrario sería para proteger del calor). Comprueba el estado de la persona constantemente y siempre aplica apoyo psicológico.

 

Manejo de miembro amputado
Manejo de miembro amputado

 

- AMPUTACIÓN: si te encuentras con una amputación de un dedo, una mano, un pie... debes saber que hay una forma de mantener ese miembro "vivo" para después poder reimplantarlo en la persona. Aunque no sea reimplantable, siempre lo podrán usar en el hospital para la reconstrucción de la zona.

 

Debes coger el miembro, envolverlo en un paño limpio y a su vez meterlo en una bolsa y cerrarla bien. Todo ello lo debes introducir en un recipiente con agua y hielo o hielo directamente (lo ideal es una temperatura de 4ºC).

Comparte la información en tus redes sociales

Inscríbete al boletín y todas las novedades te llegarán por mail.