PRODUCTOS QUÍMICOS

Estamos rodeados de ellos, en casa podemos tener docenas: para limpieza, desinfección, insecticidas, para lavar ropa, cosméticos, productos para mecánica, para adhesivos, para la barbacoa, pinturas, disolventes, para primeros auxilios, bombillas, baterías, combustibles para maquinaria... La mayoría son peligrosos y debes conocerlos bien para minimizar el riesgo y no sufrir daños.

Un consejo muy básico y fundamental: lee toda la información que viene en el envase y sigue al pie de la letra todas las recomendaciones con respecto a su uso, dosificación, almacenamiento, equipos de protección (guantes, gafas, mascarilla...), trasvase, ventilación, eliminación...

 

No te debes confiar. Una sustancia que conocemos muy bien y usamos muy a menudo es la que más accidentes provoca: la lejía. Estadísticamente ocurren unos 2000 casos al año en España pero durante la pandemia por el coronavirus SARS-COV-2 han aumentado considerablemente los incidentes. Tienes un artículo específico sobre su uso.

 

Mira toda la información que puedes encontrar en un envase de un producto químico peligroso. Todo esto queda explicado en este artículo.

Etiqueta en producto para fregar el suelo
Etiqueta en producto para fregar el suelo
Etiqueta en producto para eliminar la cal
Etiqueta en producto para eliminar la cal

NORMATIVA REGULADORA

A nivel mundial se decidió (hace más de 30 años) establecer unas bases para todos los países sobre los criterios de clasificación de las sustancias según sus peligros, etiquetado (pictogramas, frases de advertencia, consejos de prudencia...), fichas de seguridad... con el objetivo fundamental de mejorar la protección de la salud humana y del medio ambiente. Debido al gran comercio internacional de estas sustancias era totalmente necesario unificar criterios ya que cada país tenía una normativa diferente y eso causaba mayor accidentalidad.

 

Así, las Naciones Unidas crearon un grupo de expertos para tal fin y en el año 2003 se publicó la primera versión del "Sistema Globalmente Armonizado de clasificación y etiquetado de productos químicos" (SGA o GHS por sus siglas en inglés) que ya va por su octava revisión. 

A nivel europeo, se hicieron nuevos reglamentos para establecer las bases del SGA (antes se seguían otros criterios). Son dos normativas, de obligado cumplimiento para todos los estados miembros de la Unión Europea:

 

- Reglamento 1907/2006 (REACH) relativo al registro, la evaluación, la autorización y la restricción de las sustancias y preparados químicos. Con diversos reglamentos posteriores se ha ido ampliando y mejorando. Con este reglamento se creó la Agencia europea de sustancias y mezclas químicas (ECHA). Introduce la obligación de efectuar un registro de todas las sustancias químicas que se comercializan dentro del territorio de la Unión Europea. Desde su entrada en vigor (01/06/2007), no se puede comercializar ninguna sustancia que no se encuentre registrada.

 

- Reglamento 1272/2008 (CLP) sobre clasificación, etiquetado y envasado de sustancias y mezclas. También se ha ido modificando cada vez que se ha revisado el SGA y ha habido avances técnicos relevantes.

En España ya existían anteriormente varias normativas que regulaban estos temas en base a Reglamentos europeos anteriores (RD 363/1995 y RD 255/2003) y se modificaron para poder cumplir con estos reglamentos nuevos (mediante el RD 1802/2008 y el RD 717/2010).

 

Ahora mismo hay 72 países que han establecido el SGA en su normativa nacional. Los puedes consultar en este enlace.

 

 A continuación puedes ver algunas características importantes de la normativa:

- cómo se clasifican los productos según los peligros

- cuales son los pictogramas de peligro y qué significan

- qué información se debe poner en los envases: palabras de advertencia, indicaciones de peligro, consejos de prudencia e información suplementaria

- cómo debe ser la etiqueta del producto químico

PELIGROS

El Sistema Globalmente Armonizado divide las sustancias o mezclas en tres familias de peligro que a su vez generan 28 clases de sustancias:

 

- PELIGROS FÍSICOS: explosivas, inflamables, comburentes, sometidas a presión, corrosivas...

- PELIGROS PARA LA SALUD HUMANA: tóxicas, cancerígenas, mutagénicas...

- PELIGROS PARA EL MEDIO AMBIENTE: peligrosas para el medio acuático y peligrosas para la capa de ozono

 

A su vez cada clase se divide según su peligrosidad teniendo finalmente 79 categorías de productos químicos peligrosos.

PICTOGRAMAS

Aunque haya tantas categorías solamente hay 9 pictogramas de peligro. Sustituyen a los antiguos que eran de color naranja (los puedes seguir viendo en aquellos productos comercializados antes de 2017). Un producto puede tener varios pictogramas. Es lo más llamativo que vamos a ver en el envase del producto. Si ves uno debes leer bien toda la información para no tener problemas con esa sustancia. Pero ojo, que si no llevan no significa que no sean peligrosos, pueden estar dentro de esta norma pero como su riesgo es menor no están obligados a llevar los pictogramas o sea, que no te confíes.

Pictogramas de peligro de la norma SGA
Pictogramas de peligro de la norma SGA

1. Indica que el producto es explosivo en caso de calentamiento. Los productos que contengan este pictograma pueden explotar por efecto del calor (50ºC) o por contacto, rozamiento o choques con otros productos. Como petardos, bengalas, cartuchos o balas…


2. Este símbolo advierte que los productos son inflamables o muy inflamables y que pueden originar accidentes, pues el producto puede reaccionar adversamente cuando está expuesto al aire o a una fuente de calor. También puede indicar que el producto se inflama espontáneamente en contacto con el aire o que en contacto con el agua se pueden liberar gases inflamables.  Como pinturas, alcohol sanitario, barniz, gasolina… Amplía información en este artículo.


3. El pictograma indica que el producto puede provocar una combustión o agravar un incendio o explosión al acelerarlo en presencia de materiales combustible. Los productos, sustancias o mezclas, de las que se alerta con este pictograma, en contacto con otras sustancias inflamables pueden producir, avivar o favorecer un incendio o una explosión. Son productos comburentes. Como fertilizantes, herbicidas, el agua oxigenada…


4. Este símbolo nos advierte que el producto es un gas a presión. Peligro de explosión en caso de calentamiento. El gas puede estar comprimido, licuado, refrigerado (puede provocar quemaduras por congelación) o disuelto. Este pictograma no lo llevan los aerosoles o spray (desodorantes, espumas, lacas…) Lo verás cuando el único riesgo sea el de la presión, si es un gas inflamable o tóxico este símbolo no es obligatorio que aparezca ya que hay una jerarquía de pictogramas.


5. Se trata de un peligro físico y/o para la salud ya que puede ser corrosivo para los metales y/o provocar quemaduras graves en la piel y lesiones oculares graves. Como los desatascadores, salfumán, sosa cáustica, la lejía…


6. Peligro químico, toxicidad aguda. El producto puede producir efectos adversos en la salud, por lo que la ingestión, inhalación o absorción cutánea incluso en pequeñas cantidades puede provocar: náuseas, vómitos, dolores de cabeza, pérdidas de conocimiento e incluso la muerte. Como el cloro, los plaguicidas, alcohol de quemar (metanol)…


7. Peligro para la salud. Nocivo en caso de ingestión. Puede irritar las vías espiratorias. Puede provocar una reacción alérgica en la piel, irritación cutánea o irritación ocular grave, somnolencia o vértigo. Estos productos producen efectos adversos en dosis altas. Como los detergentes de lavadora, fregasuelos, amoniaco…


8. Entre otros: peligro crónico para la salud; puede ser mortal en caso de ingestión y penetración en las vías respiratorias; cancerígeno, puede o se sospecha que pueda provocar cáncer; puede perjudicar la fertilidad o al feto; puede provocar síntomas de alergia o asma o dificultades respiratorias en caso de inhalación (pueden entrañar graves efectos sobre los pulmones); productos mutágenos, que pueden modificar el ADN de las células y pueden provocar daños a la persona expuesta o a su descendencia; productos que pueden modificar el funcionamiento de ciertos órganos, como el hígado, el sistema nervioso, etc. El alcohol de quemar (metanol), trementina, gasolina...

 

9. Los productos que contengan este pictograma son peligrosos para el medioambiente por provocar efectos nocivos para el medio acuático (peces, crustáceos, algas, otras plantas acuáticas, etc.), incluso a largo plazo. Las sustancias o mezclas peligrosas para el medio acuático que producen efectos tóxicos y riesgos, se clasifican según sus efectos agudos o crónicos, pudiendo provocar dichos efectos nocivos tras una corta exposición. También pueden afectar a la fauna, la flora, la capa de ozono... Como el gasoil, los insecticidas, pesticidas…

INFORMACIÓN DEL PELIGRO

Las normativas establecen una serie de frases predefinidas que se deben adjuntar con el producto para que el consumidor final tenga unos conocimientos básicos sobre los peligros, precauciones, consejos...

 

- PALABRAS DE ADVERTENCIA: puede ser "Peligro" o "Atención". Depende de a qué categoría pertenece el producto. La palabra "Atención" aparece en aquellas categorías de menor peligro.

- INDICACIONES DE PELIGRO: van con un código que lleva una H (de HAZARD en inglés) y 3 cifras. Nos dicen el peligro de la sustancia, la categoría a la que pertenecen, cómo nos puede afectar... Por ejemplo: "H331 Tóxico si se inhala" . Puede aparecer además alguna letra. También puedes encontrar el código EUH lo que significa que esa indicación viene del reglamento europeo. Nos aporta información que el SGA no tiene definida. Por ejemplo: "EUH014 Reacciona violentamente con el agua".

- CONSEJOS DE PRUDENCIA: frases codificadas con la letra P (de PRUDENCE en inglés) y 3 cifras. Nos aportan información para prevenir el riesgo, consejos de almacenamiento, para saber actuar cuando hay un accidente, cómo se debe eliminar la sustancia... Por ejemplo: "P232 Proteger de la humedad".

- INFORMACIÓN SUPLEMENTARIA: aportada por el fabricante del producto o por obligación de las autoridades del país donde se va a comercializar. Por ejemplo, adjuntar el número de teléfono del servicio de información toxicológica nacional (SIT).

 

También puedes encontrar el número UFI (identificador único de fórmula) que debes proporcionar al operador del SIT en caso de una intoxicación. Es un código de 16 letras y números con el que ellos identificarán la composición del producto. Se decidió incorporar esto al Reglamento CLP porque en el 40% de las llamadas a los centros de atención a nivel europeo la identificación del producto falla y por lo tanto la atención a las personas afectadas no es la adecuada. Con este código se soluciona ese problema. Es obligatorio que aparezca en los envases a partir del 1 de enero de 2021. En esta etiqueta real lo puedes ver (lo he resaltado en amarillo).

ETIQUETA

Una etiqueta habitual puede llevar toda la información siguiente: 

Debe aparecer en la lengua oficial de todos los países donde se comercializa. Los códigos de las frases de peligro y de prudencia pueden no aparecer. El tamaño de la etiqueta depende del tamaño del envase. Puede ser adhesiva, desplegable, ir impresa en el envase... Si te venden el producto a granel te deben dar toda la información en un documento. Si el envase es muy pequeño al menos debe llevar los pictogramas, el nombre del producto y teléfono y nombre de la empresa. El resto de información debe ir en el envase exterior. Esto lo puedes ver en las cápsulas para el lavavajillas (aunque no en todas ya que el reglamento establece unas excepciones).

Envase de cápsulas para lavavajillas
Envase de cápsulas para lavavajillas
Cápsula para lavavajillas
Cápsula para lavavajillas

VÍDEO RESUMEN

ICONOS DE USO SEGURO

Para ayudar al consumidor a usar los productos de manera segura y complementar la información indicada por los reglamentos europeos, la Asociación Europea de la industria de los detergentes y los productos de mantenimiento (AISE) creó la iniciativa "cleanright"  (de aplicación voluntaria). Entre otras cosas, crearon unos iconos y frases de uso seguro que ayudan a manejar y almacenar productos de limpieza y mantenimiento del hogar de manera segura. Se pueden encontrar en la etiqueta y dan instrucciones de uso seguro de una manera simple, accesible y directa. Los puedes ver a continuación y tienes más información en su web.

Comparte la información en tus redes sociales

Inscríbete al boletín y todas las novedades te llegarán por mail.