ATRAGANTAMIENTOS

Un atragantamiento es una circunstancia muy habitual y normalmente pasajera ya que la obstrucción es parcial y con la tos se soluciona rápidamente. Por ejemplo, cuando nos hacen reír o hablamos mientras comemos, en un niño porque corre mientras come...

 

Cuando esto ocurra solamente animaremos a que la persona tosa ya que la tos es muy efectiva para solucionar el problema. No golpearemos en la espalda ya que puede ser contraproducente al encajarse más el objeto o porque disminuya la efectividad de la tos.

 

Pero hay ocasiones, sobre todo en niños pequeños (porque se traga una moneda, un juguete...), que la obstrucción es completa y bloquea totalmente el paso del aire haciendo que la persona se asfixie y si no actuamos rápido perderá el conocimiento y entrará en parada cardiorrespiratoria.

 

Una persona con una obstrucción completa no podrá hablar ni toser, se llevará las manos al cuello (signo universal de falta de aire) y empezará a ponerse pálido y luego morado. Esto se conoce como OVACE: obstrucción de la vía aérea por un cuerpo extraño.

Golpes interescapulares
Golpes interescapulares

Debes colocarle una mano en el pecho, agacharlo para aprovechar el efecto de la gravedad y golpearle cinco veces entre las escápulas de forma enérgica (golpes interescapulares) con dirección hacia la nuca como intentando llevar el objeto hacia la boca.

 

Si no ha salido, realiza la maniobra de Heimlich. Es una maniobra que comprime el abdomen haciendo que el diafragma se contraiga haciendo el mismo efecto que la tos. Sitúate detrás de la persona, coloca el puño de una mano entre el ombligo y el esternón y la otra mano cogiendo la primera como se ve en la imagen. Comprime fuerte hacia adentro y hacia arriba como si fueses a levantar a esa persona (lo normal es que levante los pies del suelo). Realiza la compresión y fíjate si el objeto sale, puedes comprimir más fuerte en la siguiente y así hasta cinco veces.

Maniobra de Heimlich o compresiones abdominales
Maniobra de Heimlich o compresiones abdominales
Heimlich en uno mismo
Heimlich en uno mismo

 Se continúa con las cinco palmadas interescapulares y las cinco compresiones abdominales hasta que el objeto salga o hasta que la persona caiga inconsciente. Normalmente con la maniobra de Heimlich se soluciona el problema pero si no habrá que pasar a realizar la reanimación cardiopulmonar.

 

La maniobra de Heimlich te la puedes hacer tú mismo si te encuentras solo o si nadie sabe cómo actuar. Coloca las manos igual que si se lo fueras a hacer a otra persona y presiona echando todo el peso de tu cuerpo sobre el respaldo de una silla.

 

Si realizas alguna vez esta maniobra es aconsejable que la persona atragantada sea observada en un centro sanitario ya que puede haberse ocasionado algún desgarro interno en algún órgano o víscera.

Atragantamiento en niño
Atragantamiento en niño


En el caso atragantamiento de niños (de 1 a 8 años), debes actuar exactamente igual pero colocándote de rodillas o subiendo al niño a una silla o una mesa y ejerciendo menos fuerza ya que con la maniobra de Heimlich se pueden ocasionar lesiones internas. Si alguna vez la realizas es recomendable llevar al niño al hospital para que le hagan una revisión.

Atragantamiento en bebé
Atragantamiento en bebé

Para menores de 1 año existe otra variante. También se dan las cinco palmadas interescapulares pero no se hacen compresiones abdominales. Se deben hacer cinco compresiones torácicas, con dos dedos como si fuera un masaje cardíaco pero empujando hacia adentro y hacia la boca. Si el peso lo permite, hacemos las maniobras con el bebé apoyado en un brazo y siempre controlando la cabeza con la mano. Si no podemos nos apoyamos en una pierna. En este caso, tras las cinco palmadas interescapulares, debes mirar en la boca del bebé para ver si se observa el objeto y, si es fácilmente accesible, cogerlo y sacarlo de la boca.

Comparte la información en tus redes sociales

Escribir comentario

Comentarios: 0