RCP BÁSICA EN ADULTO

RCP es el acrónimo de Reanimación CardioPulmonar. Son las maniobras que debes realizar cuando detectes que una persona se encuentra en parada cardiorespiratoria (PCR): inconsciente y que no respira. Es el segundo eslabón de la cadena de la supervivencia, aquellas acciones que hay que realizar para reanimar a una persona en PCR. (Si aún no sabes evaluar el nivel de consciencia y la respiración lee el artículo de la Cadena de la supervivencia)

Cadena de la supervivencia
Cadena de la supervivencia

Es una situación inesperada pero potencialmente reversible si se actúa con celeridad y eficacia. De lo contrario la persona fallecerá o quedará con secuelas ya que en este estado las células del cerebro mueren muy rápido al ser muy sensibles a la falta de oxígeno. Es una situación muy grave y las estadísticas en España (estudio OHSCAR) dicen que solo un 11% de las personas reanimadas lo hacen sin secuelas.

 

Es de vital importancia actuar rápidamente, porque cada minuto que transcurre sin realizar la RCP la probabilidad de sobrevivir disminuye. Se estima que a partir de los 10 minutos es prácticamente imposible revertir la situación y la persona fallece. El tiempo medio de llegada de la asistencia sanitaria en España es de 12 minutos de ahí lo fundamental que es la actuación inmediata de los testigos.

 

Lo puedes comprobar en la siguiente gráfica conocida como "Curva de Drinker".

 

Probabilidad de sobrevivir según el tiempo transcurrido sin realizar RCP
Probabilidad de sobrevivir según el tiempo transcurrido sin realizar RCP

Los tiempos son mayores en los casos de parada por ahogamiento o hipotermia donde la muerte celular se ralentiza. Se han dado casos de personas bajo el agua más de 30 minutos que han sido reanimadas.

 

En este artículo se explican las maniobras a seguir en un adulto (mayor de 8 años) y las variaciones para niños (de 1 a 8 años) y bebé (menores de 1 año) las puedes encontrar en otros artículos. Se basa en las últimas recomendaciones que hace el European Resuscitation Council (ERC) quien engloba a todos los países de Europa. A esta organización pertenece el Consejo español de resucitación cardiopulmonar. A su vez el ERC pertenece a una organización internacional (ILCOR) en la que se reúnen anualmente personalidades de todo el mundo para decidir cómo se puede mejorar todo lo relacionado con el soporte vital básico. 

 

La última guía creada es de 2015 y dice que ante una parada cardiorespiratoria hay dos maniobras básicas a realizar: el masaje cardíaco con compresiones para bombear la sangre y la respiración artificial con las insuflaciones boca a boca para aportar oxígeno con un ratio compresiones/ventilaciones 30:2. Con el objetivo de conseguir la recuperación de la circulación espontánea, efectiva y persistente.

Esquema de actuación ante ante un desfallecimiento según si respira o no
Esquema de actuación ante ante un desfallecimiento según si respira o no

MASAJE CARDÍACO

Punto de compresión para el masaje cardiaco
Punto de compresión para el masaje cardiaco

La persona debe estar en una superficie dura, tumbada boca arriba y con las extremidades extendidas (posición decubito supino). Y tú de rodillas en un lateral.

 

 

Si puedes, despéjale la zona del pecho, que se vea la piel. Que no te dé apuro, es necesario sobre todo para colocar el desfibrilador y muy útil para realizar bien el masaje. Busca el punto de compresión en la parte inferior del esternón (hueso central que une las costillas en el pecho), a un par de dedos de su final.

Colocación de las manos
Colocación de las manos

Coloca el talón de una mano en ese punto y la otra encima entrelazando los dedos. Solamente debe tocar el talón de una mano ya que cuanta menos superficie haya apoyada mayor será la presión que puedas realizar. Ayúdate de la mano superior para traccionar de los dedos de la de abajo y así forzar la mano para que solo apoye el talón. Si llevas reloj, pulseras... es mejor que te las quites. No es una posición cómoda. Hay personas que no pueden realizarla por problemas en las articulaciones. Una vez colocadas las manos no las levantes hasta que no finalices las 30 compresiones.

Extiende los brazos completamente y manténlos rígidos, con hombros y codos bloqueados. La fuerza de las compresiones debe provenir del movimiento del torso desde la cadera no de los brazos. Colócalos perpendiculares al pecho de la persona para poder aprovechar todo el peso del cuerpo. 

 

El pecho debe bajar unos 5-6 cm. Es mucha fuerza la que debes aplicar para comprimir el corazón que está bajo ese punto y que este bombee la sangre que contiene al chocar contra la columna. Se estima que hay que realizar 40 kilos de fuerza para bajar la distancia necesaria en un adulto de 70 kilos. Tras una reanimación larga seguramente que alguna costilla se haya fisurado o roto, pero no te preocupes ya que estás intentando salvarle la vida, sería un daño justificado. En primeros auxilios prima la vida a las lesiones. 

 

Debes permitir que el pecho vuelva a subir para que el corazón se descomprima y vuelva a llenarse de sangre.

 

Técnica del masaje cardiaco
Técnica del masaje cardiaco

El ritmo ideal es de 100 compresiones por minuto. Hasta 120 es aceptable. Llevar un buen ritmo quizás sea lo más complicado. Normalmente se hace más rápido de la cuenta, al corazón no le da tiempo a llenarse y las compresiones no son efectivas. Y si se va demasiado lento la sangre no llega al cerebro. A los que van demasiado rápido se les aconseja contar "Y uno y dos y tres...", o "mil uno, mil dos...", así se consigue un ritmo más exacto. Otra forma de practicar el ritmo es con una canción. La que más me gusta es la de "Staying alive"  que recomiendan en UK y USA (aunque hay otras).

VENTILACIONES BOCA A BOCA

Tras las 30 compresiones se deben dar 2 insuflaciones boca a boca con el objetivo de oxigenar la sangre y que las células cerebrales no mueran.

 

En el aire que respiramos hay un 21% de oxígeno y nuestro cuerpo solamente usa una pequeña cantidad, por lo que al exhalarlo aún contiene un 16% de oxígeno, por esto son efectivas las ventilaciones boca a boca. Aunque por supuesto es mucho más eficaz poder oxigenar con aire puro o con oxígeno realizando una RCP instrumental.

Realización de las ventilaciones
Realización de las ventilaciones

Las insuflaciones o ventilaciones las debes hacer a la vez que realizas la maniobra frente-mentón (para abrir las vías aéreas), pinzando la nariz (para que el aire insuflado no se escape por ella) y mirando hacia el pecho (para ver que se eleva).

 

Realiza una inspiración normal, luego sella bien tu boca con la de la persona e insufla el aire suavemente hasta que el pecho se eleve, no más de un segundo (no debes soplar mucho ni muy fuerte porque el aire se puede ir hacia el estómago y provocar el vómito). Retira la boca para dejar salir el aire y comprueba que el pecho baja. Vuelve a realizar otra ventilación.

 

Si el pecho se eleva, las ventilaciones están siendo efectivas. Si no se eleva puede que no estés realizando bien la maniobra o que las vías estén obstruidas. Fíjate si hay algún objeto en la boca y si lo hubiera y puedes sácalo. Si sigue sin entrar aire no des más ventilaciones, solo se deben realizar dos intentos de ventilación e inmediatamente continuar con el masaje cardíaco. La parada para las ventilaciones no debe ser superior a los 10 segundos.

Protección para el boca a boca
Protección para el boca a boca

Con respecto al boca a boca suele surgir el temor de contagio de enfermedades graves al entrar en contacto con fluidos corporales como la saliva y la sangre pero eso es muy poco probable. Aún así, para evitarlo existen unas protecciones que se pueden llevar en un pequeño llavero. Es una lámina de plástico con un filtro que se coloca sobre la boca de la persona y a través de ella insuflas el aire y no deja que pasen fluidos hacia ti.

 

Aún teniendo esa protección es normal que exista rechazo a dar el boca a boca y no estás obligado a realizarla pero sí deberás realizar el masaje continuamente. Pero ten en cuenta que casi el 60% de las PCR suceden en el hogar, o sea que será un familiar o conocido al que le ha ocurrido y que la probabilidad de sobrevivir es mucho mayor si realizas las ventilaciones.

 

En las recomendaciones de 2015 se fomenta que los rescatadores no entrenados proporcionen compresiones torácicas continuamente sin insuflaciones. En el caso de que la parada sea por causas cardiacas (que son la mayoría, un 78% según el estudio OHSCAR) el oxígeno que sigue conteniendo la sangre es suficiente para oxigenar el cerebro durante unos minutos mientras que llega la ayuda especializada. Por esto también existe un protocolo de asistencia telefónica para aquellas personas que no saben las maniobras en el que te dirán que aprietes fuerte y rápido en el pecho y que no pares. Pero esto no será efectivo transcurridos 3-4 minutos o en aquellas personas que hayan sufrido la PCR por causas ventilatorias como asfixia o ahogamiento. En estos casos las ventilaciones son totalmente necesarias. 

 

Si hay dos socorristas, es recomendable que uno haga las compresiones y el otro las ventilaciones. Y tras 2 minutos (5 ciclos de 30:2) se cambian las posiciones. Si alguien ha conseguido un desfibrilador, se debe colocar y seguir las instrucciones. Este sería el tercer eslabón de la cadena, y fundamental para la reanimación de la persona con PCR.

 

La RCP debe continuar hasta que lleguen los medios sanitarios, hasta que reaccione la persona o si estás agotado y no puedes más.

 

 

Mira el vídeo donde se resumen los pasos a seguir.

 

Comparte la información en tus redes sociales

Escribir comentario

Comentarios: 6
  • #1

    williams.alvear@inchalam.cl (lunes, 08 octubre 2018 17:48)

    salvar una vida

  • #2

    fannywall05@gmail.com (viernes, 29 marzo 2019 16:33)

    Muy interesante

  • #3

    AMAYA (lunes, 01 julio 2019)

    Debería ser de enseñanza obligatoria en los colegios. Se salvarían muchas vidas si todos supiésemos reaccionar ante estas circunstancias

  • #4

    JOSE ANTONIO (viernes, 02 agosto 2019 08:19)

    Amaya, debería ser obligatorio en los colegios, debería ser una función de los bomberos, y desde la Consejería de Educación, se debería tomar en serio. Pero existe un problema, ni políticos ni bomberos quieren abordar este tema, por razones de COMODIDAD. Se lucha por una Ley Marco a nivel nacional, lo de apagar fuegos y otros menesteres, debería ser lo extraordinario en un servicio de bomberos, lo importante, eso sí, desde mi punto de vista, es que el bombero entra al trabajo, ficha y se pone a trabajar, entendiendo ese trabajo como un nuevo modelo, es decir, que no se van a apagar fuegos, se van a los colegios, a comunidades de vecinos, a empresas, etc., en definitiva, adiestrar a los ciudadanos que comportamiento deben seguir ante situaciones sobrevenidas en las que corre riesgo la vida.... y esa semilla el primer eslabón es en los centros de enseñanza....................

  • #5

    AprendEmergencias (viernes, 02 agosto 2019 19:00)

    Buenas. Por supuesto que debería haber una asignatura que enseñase a actuar ante emergencias y se lleva tiempo proponiendo: Educación Cívica en Emergencias la han denominado. Pero por ahora ha tenido poco éxito. Mientras tanto, os puedo asegurar que muchos colectivos por toda España (bomberos, policías, sanitarios, protección civil, Cruz Roja...) estamos haciendo un gran esfuerzo (la gran mayoría de las veces de forma altruista) para que esa formación llegue a la mayor cantidad de ciudadanos posible. Ojalá una de mis funciones como bombero durante mis guardias fuera acudir a los centros educativos a enseñar pero por el momento no es posible en mi servicio. Hay parques grandes que ya lo hacen y me parece genial. Saludos

  • #6

    Ana Cecilia Vásquez Pacheco (martes, 20 agosto 2019 01:29)

    muy buenas tardes, estoy de acuerdo que asignatura debería ser primeros auxilios y los estudiantes deben de saber algo tan importante para salvar vidas

Inscríbete al boletín y todas las novedades te llegarán por mail.